válvula de contrapresión de hierro dúctil marca Mifab

Válvulas de contrapresión, cómo funcionan?

Dondequiera que haya un sistema de drenaje de aguas negras o de lluvia, es absolutamente necesario instalar una válvula de contrapresión, aunque sólo entre en función de vez en cuando bajo condiciones extremas.  Tarde o temprano el sistema enfrentará una tormenta repentina o una precipitación en extremo fuerte y prolongada, o una obstrucción en el sistema de drenaje corriente abajo del edificio que sirve.  Cuando esto ocurre los resultados pueden ser perjudiciales para los sótanos y habitaciones en niveles inferiores y los materiales, artefactos y equipos almacenados. Además, también existe la posibilidad de contaminación del suministro de agua con su consecuente peligro de enfermedades.

Como con cualquier tipo de equipo mecánico, el buen funcionamiento depende del mantenimiento que se le dé al equipo.  Por lo tanto, las válvulas de contrapresión deben ser instaladas de manera que estén fácil y rápidamente accesibles para inspecciones frecuentes.  El mejor tipo de mecanismo para la válvula de contrapresión y el que se utiliza con más frecuencia, es el automático de chapaleta abisagrada que se abre libremente hacia arriba para permitir el flujo sólo en la dirección de la tubería de desagüe.  Esta debe, por supuesto, cerrar inmediatamente bajo la presión de una inversión en la dirección del flujo.  Dos refinamientos en la chapaleta de la válvula están diseñados para reducir el desgaste y hacer el posicionar la chapaleta y darle servicio de mantenimiento dentro del tubo una operación mucho menos crítica y trabajosa.  Estos son la chapaleta de disco giratorio y la suspensión del mecanismo de la chapaleta sobre una bisagra doble.

Las ilustraciones A, B y C demuestran como éstas operan.  Se puede ver que la chapaleta de la válvula descansa en una posición que la deja abierta aproximadamente 1/4 de pulgada.  Esto permite la continua circulación de aire y la ventilación a lo largo del sistema.  La principal diferencia ente las instalaciones está en el tamaño de la válvula requerida y los diferentes estilos de cajas para ajustarse a las diferentes ubicaciones y las profundidades de las tuberías que deben ser protegidas.

Como hemos dicho, el mantenimiento es de vital importancia, especialmente cuando el personal de mantenimiento está bajo constante presión para prestar atención regularmente a las operaciones de los equipos de producción.  Es, entonces, fácil y tentador el descuidar los equipos que sólo entran en función de vez en cuando al surgir algún problema.  Resulta así que la gerencia puede sentirse falsamente confiada porque sus procedimientos de mantenimiento normales incluyen la inspección y prueba regulares de las válvulas de contrapresión.  Ellos deben asegurarse que las inspecciones que han sido ordenadas están, de hecho, siendo llevadas a cabo.

En casos donde la protección sea especialmente importante, tales como en las bóvedas de los bancos o cuando se trata de preservar documentos irremplazables, o materiales especialmente valiosos o susceptibles a dañarse, a la válvula de acción automática se le puede añadir una válvula de compuerta en forma de pala accionada a mano.  Dicha válvula puede ser cerrada dando vuelta a una manija de rueda la cual, se atornilla, forzándola en su asiento.  Si es necesario un sistema de acción directa para la expulsión de algunos desechos industriales, la chapaleta de la válvula puede mantenerse cerrada cuando esté en la posición de descanso por medio de una bisagra contrapesada.  Esto es deseable en ocasiones para aislar residuos volátiles hasta que puedan ser expulsados al sistema de desagüe de una forma segura.  Tales instalaciones de acción directa deben ser fabricadas a la orden.

Dando CLICK en esta liga encontrará más información de las medidas disponibles.

 

Leave a Reply